Pensar la Infancia

Varios (123)

 

Los estudios al respecto redimensionan los conceptos de familia, dan pautas acerca de las vivencias socio-afectivas, formas de afrontamiento de niños, niñas y adolescentes en esta situación. Más información y entendimiento en el libro Pensar la Infancia, proporcionado por la CLACSO. Abajo el link ↓

http://biblioteca.clacso.edu.ar/clacso/posgrados/20140416023412/PensarLaInfancia.pdf

Plan Arteria

 

 

Plan Arteria es un canal de información de música y arte independiente que forma su campo de acción en la red. Los miembros del colectivo indican: “nacemos de la necesidad de consolidar un espacio que visibilice y de a conocer la cultura independiente nacional que se desarrolla en la actualidad. Nuestro trabajo está enfocado a un público que apuesta por las nuevas tendencias artísticas de la región”.

El sitio web contempla las siguientes secciones: blog, noticias, podcast, utramotora y arteria tv.

Encuentra más información sobre Plan Arteria en:

http://planarteria.com/

 

 

Estadísticas Jóvenes y Empleo

Jóvenes entre 15 y 29 años porcentaje del total de lxs jóvenes que trabajan o están en búsqueda de empleo, tipo de trabajo de lxs jóvenes por grupo de ocupación, tipo de trabajo de lxs jóvenes por categoría de ocupación  y tipo de trabajo por rama de ocupación. 

Fuente: Censo de Población y Vivienda 2010. INEC.

 

 Porcentaje del total de lxs jóvenes que trabajan o están en búsqueda de empleo

  De 15 a 19 años De 20 a 24 años De 25 a 29 años TOTAL
BUSCÓ TRABAJO POR PRIMERA VEZ Y ESTÁ DISPONIBLE PARA TRABAJAR 42.647 59.853 43.687 146.187
ES RENTISTA 356 934 913 2.203
ES JUBILADO O PENSIONISTA 204 382 328 914
ES ESTUDIANTE 817.445 237.200 54.555 1.109.200
REALIZA QUEHACERES DEL HOGAR 147.005 224.606 237.130 608.741
LE IMPIDE SU DISCAPACIDAD 15331 14195 13.260 42.786
OTRO 34.983 33.506 28.245 96.734
TOTAL 1.057.971 570.676 378.118 2.006.765

 

Tipo de trabajo de lxs jóvenes por grupo de ocupación

GRUPO DE OCUPACIÓN De 15 a 19 años De 20 a 24 años De 25 a 29 años TOTAL
DIRECTORES Y GERENTES 579 8.632 18.699 27.910
PROFESIONALES CIENTIFICOS E INTELECTUALES 35.005 75.386 110.391
TECNICOS Y PROFESIONALES DEL NIVEL MEDIO 32.218 46.002 78.220
PERSONAL DE APOYO ADMINISTRATIVO 20.066 69.170 72.278 161.514
TRABAJADORES DE LOS SERVICIOS Y VENDEDORES 60.352 139.179 155.161 354.692
AGRICULTORES Y TRABAJADORES CALIFICADOS 22.655 68.231 70.865 161.751
OFICIALES, OPERARIOS Y ARTESANOS 57.825 108.661 111.339 277.825
OPERADORES DE INSTALACIONES Y MAQUINARIA 13.111

 

43.331 56.901 113.343
OCUPACIONES ELEMENTALES 143.812 155.000 154.054 452.866
OCUPACIÓNES MILITARES 6.552 4.262 4.122 14.936
NO DECLARADO 36.614 57.761 57.639 152.014
TRABAJADOR NUEVO 42.647 59.853 43.687 146.187
TOTAL 404.213 781.303 866.133 2.051.649

 

Tipo de trabajo por categoría de ocupación

CATEGORÍA DE OCUPACIÓN De 15 a 19 años De 20 a 24 años De 25 a 29 años TOTAL
EMPLEADO/A U OBRERO/A DEL ESTADO, GOBIERNO, MUNICIPIO, CONSEJO PROVINCIAL, JUNTAS PARROQUIALES 954 1.936 2.881 5.771
EMPLEADO/A U OBRERO/A PRIVADO 6.430 13.478 13.354 33.262
JORNALERO/A O PEÓN 3.812 4.287 3.311 11.410
PATRONO/A 70 395 691 1.156
SOCIO/A 101 298 431 830
CUENTA PROPIA 2.709 3.795 4.432 10.936
TRABAJADOR/A NO REMUNERADO 399 356 231 986
EMPLEADO/A DOMÉSTICO/A 77 49 48 174
SE IGNORA 351 509 435 1.295
TOTAL 14.903 25.103 25.814 65.820

 

Tipo de trabajo por rama de ocupación

RAMA DE OCUPACIÓN De 15 a 19 años De 20 a 24 años De 25 a 29 años TOTAL
AGRICULTURA, GANADERIA, SILVICULTURA Y PESCA 2.577 2.356 2.128 7.061
EXPLOTACION DE MINAS Y CANTERAS 453 959 815 2.227
INDUSTRIAS MANUFACTURERAS 3.362 5.758 5.177 14.297
SUMINISTRO DE ELECTRICIDAD, GAS, VAPOR Y AIRE ACONDICIONADO 17 86 123 226
DISTRIBUCION DE AGUA, ALCANTARILLADO Y GESTION DE DESHECHOS 15 67 114 196
CONSTRUCCION              3.318 4.713 4.223 12.254
COMERCIO AL POR MAYOR Y MENOR 2.332 4.594 4.642 11.568
TRANSPORTE Y ALMACENAMIENTO 325 1.169 1.710 3.204
ACTIVIDADES DE ALOJAMIENTO Y SERVICIO DE COMIDAS 354 658 542 1.554
INFORMACION Y COMUNICACION 95 338 437 870
ACTIVIDADES FINANCIERAS Y DE SEGUROS 25 259 412 696
ACTIVIDADES INMOBILIARIAS 3 33 40 76
ACTIVIDADES PROFESIONALES, CIENTIFICAS Y TECNICAS 97 397 654 1.148
ACTIVIDADES DE SERVICIOS ADMINISTRATIVOS Y DE APOYO 212 814 897 1.923
ADMINISTRACION PUBLICA Y DEFENSA 743 919 1.466 3.128
ENSEÑANZA 69 427 742 1.238
ACTIVIDADES DE LA ATENCION DE LA SALUD HUMANA 30 249 403 682
ARTES, ENTRETENIMIENTO Y RECREACION 86 182 191 459
OTRAS ACTIVIDADES DE SERVICIOS 236 367 407 1.010
ACTIVIDADES DE LOS HOGARES COMO EMPLEADORES 36 40 36 112
ACTIVIDADES DE ORGANIZACIONES Y ORGANOS EXTRATERRITORIALES 3 6 9
NO DECLARADO 518 715 649 1.882
TRABAJADOR NUEVO 656 866 599 2.121
TOTAL 15.559 25.969 26.413 67.941

 

La identidad de la parvularia en su trayecto de formación Estudio en la Carrera de Pedagogía, mención Parvularia de la UPS-Q

Presentamos los resultados de la investigación La identidad de la parvularia en su trayecto de formación Estudio en la Carrera de Pedagogía, mención Parvularia de la UPS-Q realizada por Verónica Di Caudo en el año 2009.

“El saber del maestro, generado fundamentalmente, a partir de su cotidianidad, de la repetición y regularidad del quehacer, se torna espontáneo cuando no se plantea
su problematización, su reflexión crítica.”
(Achilli, 1987).

Introducción

Las estudiantes de la Carrera de Pedagogía, especialización Parvularia perciben la docencia como vocación; el gusto por los niños y el deseo de instalar un Centro Educativo parecen ser, en general, los únicos motivos para estudiar la Carrera. Diferentes representaciones y supuestos comunes de distintos discursos (socioculturales, familiares, docentes…) colaboran en la formación de una identidad vocacional más que profesional en los/las estudiantes que se preparan como futuros/as docentes parvularias.Otras imágenes que circulan en el sentido común de muchos, tienen que ver con parvularias/os atrapadas/os en aspectos expresivos y personales, por encima de los didácticos y limitadas/os por “intuiciones” a la hora de decidir y definir su práctica pedagógica. Existen, además, otras identidades falsas que sobrevalorizan la docencia en este nivel y la parvularia es vista desde posturas altruistas para entregar su vida en pro de una infancia feliz. Debe ser alegre, sana, vital, linda y joven, y, además y por sobre todo, la profesora es una segunda mamá que debe cuidar a los niños como sus madres lo harían en casa. Ha sido ampliamente estudiado que la construcción del concepto de maestro se ha forjado en sucesivas transformaciones sociales. La función docente fue considerada por mucho tiempo como un “sacerdocio”, unido a lo vocacional, a la entrega y al sacrificio (Pérez, 1995). En los años sesenta -con la influencia de la perspectiva racionalista- se visualizó al docente como un “técnico”, y desde la década de los noventa, se asiste a una revitalización del concepto “profesional” docente. El énfasis está puesto en la función de construcción de la profesión por parte del propio docente, destacando la importancia de conceptos de “desarrollo profesional” y “autonomía profesional” (Ávalos, 1996).

La identidad del docente forma parte de su identidad social y se concibe como una “definición de sí mismo”, de qué hace el docente, de cómo ellos viven subjetivamente su trabajo. El concepto surgió de investigaciones realizadas acerca del trabajo del profesor en relación a los cambios operados en los contextos en los que él labora. Esta perspectiva se inscribió en líneas teóricas y sociales críticas significando una revalorización social e histórica para la profesión (Schön, 1992; Hargreaves, 1996; Rivas Flores, 2000). Para Dubar (1991), una identidad profesional constituye una construcción social más o menos estable según el periodo y surge tanto, de un
legado histórico como de una transacción. “La identidad docente es una construcción dinámica y continua, a la vez, que social e individual, resultado de diversos procesos biográficos y relacionales, vinculados a un contexto (…) particular en el cual esos procesos se inscriben” (Vaillant, 2007: 4).

La identidad se construye mediante un proceso de aprendizaje, un diálogo continuo entre el proceso individual y la cultura. La interacción de lo público, lo privado y lo individual y colectivo en el sujeto y el medio en el que vive, le permiten conformar su identidad en los planos de lo priva do e individual, pero no sin intervención de lo público y colectivo (Rivas Flores, 2000; Müller, 1998). Estas ideas posibilitan entender a la identidad desde una línea sociocultural. Perspectivas sociológicas reconocen la identidad desde la diferenciación de los individuos entre sí (Goffman, 1970) por las particularidades de las trayectorias o biografías (Giddens, 1994). La influencia de los procesos socio-históricos y desplazamientos por el espacio social inciden en la imagen de sí mismos (Ojeda, 2006).

Desde este marco referencial, este trabajo investigativo tuvo el objetivo de describir los discursos que construyen y modelan la identidad de las/los estudiantes que se forman para la enseñanza del Nivel Inicial y explorar algunos quiebres o modificaciones que puedan aparecer durante ese trayecto formativo1. La intención es aportar a la comprensión de la identidad que tiene la profesión docente, específicamente del Nivel Inicial, en su trayecto de formación.
Algunas preguntas que condujeron la investigación fueron las siguientes: ¿Cómo van construyendo la identidad profesional las estudiantes de parvularia? ¿Cuál es la imagen del rol docente elaborada durante el trayecto de formación? ¿Existen diferencias en cómo perciben su identidad al inicio de la carrera y hacia la finalización de la misma? ¿Cuáles son los factores de mayor influencia en la constitución de dicha identidad? ¿Qué mirada tienen los docentes formadores? ¿Qué identidad genera el discurso docente universitario? ¿Existe un perfil que las alumnas esperan lograr a través de los años de formación? ¿De dónde surge? ¿Qué discursos construyen
la subjetividad de una parvularia?

La motivación que impulsó la realización de la investigación partió de la propia experiencia como docente, así como de la necesidad de dar respuesta a las actuales inquietudes y retos que se plantea la docencia universitaria y específicamente, la Carrera de Pedagogía en la Universidad Politécnica Salesiana.Muchos de los cuestionamientos han sido compartidos con otros colegas durante largo tiempo, en reuniones de docentes y capacitaciones. ¿Cómo mejorar la formación? ¿Qué hacer ante las dificultades y falencias con las cuales los universitarios entran al nivel de educación superior? ¿Por qué en muchas estudiantes se observa más una “infantilización” que una adultez en la manera de asumir la Carrera? La investigación se realizó recopilando discursos orales, escritos y gráficos de estudiantes de primero y séptimo nivel, de docentes y de la oferta curricular de la Carrera, utilizando instrumentos de observación, encuestas y entrevistas desde un abordaje cualitativo con un diseño exploratorio.

Leer más:

Investigacion ciencia y sociedad tomo 2

¿Qué hacen, que piensan y qué esperan los/las jóvenes? Acción social, representaciones y expectativas sociales de jóvenes en Quito

Presentamos la presentación de resultados de la investigación Acción social, representaciones y expectativas sociales de jóvenes en Quito elaborada por René Unda y Daniel Llanos en el año 2009.

 Introducción

En América Latina y, más específicamente en el Ecuador, la población es mayoritariamente joven y las proyecciones demográficas muestran señales de que esta tendencia no presentará variaciones significativas en los próximos 20 años (CEPAL, 2001, Boletín demográfico; SIISE, 2002; SIJOVEN,2006). La juventud, como una categoría analítica (concepto) y como una realidad empírica (condición transitoria de la persona, expresiones estadísticas) ha sido, generalmente, objeto de representaciones bastante dispersas, discontinuas, fragmentadas y adultistas por parte de la sociedad en su conjunto, lo cual dificulta enormemente no solo una adecuada comprensión
de su compleja realidad sino que, sobre todo, imposibilita acciones que puedan tener efectos e impactos que los beneficie. El Estado y la sociedad difícilmente han podido comprender e interpretar las transformaciones de la juventud como producto de las transformaciones de la sociedad. La problemática juvenil generalmente ha sido percibida como un “asunto de los jóvenes” exclusivamente, deslindando con ello responsabilidades que le compete a la institucionalidad -social y política- en su conjunto (Bourdieu, 1990: 171).

En el caso de la sociedad ecuatoriana, como en el de los diversos contextos de las sociedades empobrecidas, los jóvenes son percibidos como un problema social en sí mismo, incluso más allá de su posición y situación de clase y de su horizonte de expectativas, simbólico e identitario.Así, el joven es generalmente imaginado y representado por la sociedad como una amenaza, como alguien en quien no se puede confiar y, en el mejor de los casos, como actor potencial y futuro de un orden societal prefigurado por el adulto de hoy.

Bajo tales circunstancias la integración intergeneracional del joven en la sociedad se dificulta produciéndose una suerte de extrañamientos mutuos entre joven y sociedad como resultado de un desconocimiento de las específicas y particulares dinámicas de socialización que las diversas
agregaciones de jóvenes desarrollan. Tal desconocimiento determina y condiciona el carácter problemático y variable de las integraciones intergeneracionales,
las posibilidades de desarrollo adulto (que, por una parte, se resiste a dejar de ser joven juvenilizándose mediante el consumo y a través de mecanismos inconscientes y que, por otra, tampoco termina de hacerse adulto, prolongando indefinidamente su moratoria juvenil) así como las mismas posibilidades de realización del joven en su condición juvenil.

Ante el notorio déficit de estudios que, en el Ecuador, den cuenta de lo que los jóvenes hacen (acción social), piensan (imaginarios y representaciones) y esperan (expectativas sociales) desde una perspectiva del/la joven y de la juventud como hecho social, se considera que la presente investigación aparece pertinente de cara a la utilización de sus resultados como insumos de política pública y política social dirigida a los jóvenes pero, sobre todo, como una posibilidad válida para la comprensión de lo que los/las jóvenes hacen, piensan e imaginan y esperan/desean de la familia, el sistema educativo, el Estado y los medios de comunicación masiva.

Considerando las dinámicas de socialización juvenil emergentes así como los espacios de convergencias identificatorias e identitarias juveniles predominantes, la investigación se centró en cinco tipologías de jóvenes, considerando sus posibles mixturas, según rango de edad, género y situación socioeconómica.
• Jóvenes hijos/as de migrantes.
• Jóvenes de formas asociativas religiosas.
• Jóvenes de movimientos políticos (juventudes políticas).
• Jóvenes de formas asociativas musicales (“galaxia musical”).
• Jóvenes estudiantes.

Esta tipología general se deriva de un doble criterio: a) la problemática migratoria como un hecho social de incidencias dramáticas en el Ecuador y b) las búsquedas/pertenencias identitarias a determinados colectivos con fines religiosos, políticos y estético-musicales como espacios principales de construcción identitaria de los jóvenes. Se impone, entonces, un muestreo significativo o cualitativo por atributos y levantamientos etnográficos basados en métodos de observación (Spradley, 1980: 63).
Objetivos

1. Explicar la producción social de juventud en la sociedad actual a partir de la identificación y análisis de las determinaciones y condicionamientos
socioeconómicos, políticos y culturales presentes en los contextos particulares a investigar.

2. Caracterizar y explicar los tipos y modelos de acción (colectiva, social) que se construyen y expresan desde los diversos segmentos poblacionales de jóvenes (hijos de migrantes, juventudes políticas, grupos ligados al ámbito religioso, “galaxia musical” y estudiantes) y sus incidencias en distintos ámbitos de la sociedad.

3. Contribuir a la comprensión sobre las similitudes y diferencias identitarias entre las tipologías y las diversas formas asociativas de jóvenes a partir del análisis de sus haceres, ideas y expectativas en los ámbitos escogidos para este estudio.

Preguntas de Investigación

¿Qué acciones desarrollan las diversas formas asociativas juveniles seleccionadas para el estudio con relación al espacio familiar, al sistema
educativo, a los medios de comunicación y al sistema político? ¿Por qué?

¿Qué representaciones tienen las diversas formas asociativas juveniles seleccionadas para el estudio con relación al espacio familiar, al sistema educativo, a los medios de comunicación y al sistema político? ¿Por qué?

¿Qué expectativas tienen las diversas formas asociativas juveniles seleccionadas para el estudio con relación al espacio familiar, al sistema educativo, a los medios de comunicación y al sistema político? ¿Por qué?

Leer más:

Investigacion ciencia y sociedad tomo 2

Acción colectiva juvenil y transición democrática en el Ecuador: Formas asociativas juveniles en el gobierno de la “revolución ciudadana”

Compartimos el resumen del documento escrito por René Unda y Presentado en el II Foro ISA.

Durante las tres últimas décadas, la sociedad ecuatoriana ha experimentado distintas formas de movilización social agenciadas por diversos actores cuyas trayectorias y demandas se inscriben en un contexto caracterizado por una crisis persistente del sistema político y de sus instituciones. Dicha crisis, estrechamente vinculada a los cambios y transformaciones de orden económico producidos desde los primeros años de la década del setenta del siglo pasado, ha sido procesada de diversas maneras por grupos más o menos organizados de la sociedad en los que la idea de cambio social ha estado presente a través de prácticas y discursos que los han identificado como una particular forma asociativa.

Crisis de representación, expresada sobre todo en descrédito del sistema de partidos, atrofias e hipertrofias gubernamentales, así como una descomposición generalizada del sistema de la administración pública, constituyen vectores desde los cuales puede plantearse un conjunto de problemas que están a la base de tales manifestaciones y que, inevitablemente, refieren al carácter histórico de las relaciones entre estado y sociedad en el complejo proceso de configuración de la nación ecuatoriana.

En tal contexto, las formas asociativas juveniles han jugado un papel de primera importancia desde la perspectiva de la acción colectiva. La participación e incidencia política, frecuentemente soslayada en periodos anteriores al del gobierno de la Revolución Ciudadana, ha sido crecientemente reconocida y los canales de participación juvenil se han ampliado y diversificado desde 2007 cuando Rafael Correa asume la conducción gubernamental del Estado ecuatoriano. Tal reconocimiento político se reafirma con la aprobación de la Constitución del Buen Vivir en septiembre 2008. No obstante, y pese a que las agregaciones juveniles dicen sentirse reconocidos como sujetos de interlocución por el Estado, abren nuevos frentes de demandas y expectativas que configuran nuevas fuentes de conflictividad en la difícil y prolongada transición democrática del estado ecuatoriano.