Proyecto Cronistas barriales, un noticiero de los chicos de Quilmes

Integrantes de la comunidad educativa de la Universidad Nacional de Quilmes trabajan en el proyectoCronistas Barriales, un noticiero realizado por los chicos de ese municipio de la provincia de Buenos Aires. Compartimos una nota escrita por el director del proyecto, Néstor Daniel González, y un miembro del grupo, Ignacio Del Pizzo.

En el marco del Programa de Extensión Universitaria «Comunicación, Participación y Ciudadanía» de laUniversidad Nacional de Quilmes (UNQ), el proyecto Cronistas barriales realiza un noticiero audiovisualproducido por jóvenes de distintos barrios del conurbano bonaerense, con temáticas propuestas de acuerdo con las necesidades informativas de su cotidianeidad territorial. El noticiero sale al aire a través de UNQ TV, el canal web de esa casa de altos estudios.

Nuestro proyecto, que comenzó en 2011, se planteó como principal objetivo capacitar a jóvenes de distintos barrios de la zona en lenguaje, producción y posproducción informativa audiovisual y, luego, producir unnoticiero audiovisual interbarrial. En ese sentido, nos propusimos que fuera una muestra genuina del interés de los jóvenes por participar de expresiones comunicacionales novedosas y democráticas.

Con esa premisas, los integrantes del grupo visitamos varias escuelas de los barrios para trabajar con los chicos y con sus docentes tutores y orientadores pedagógicos. Estuvimos en la Escuela de Educación Media N.° 6, Escuela de Educación Secundaria Técnica N.° 8, Escuela de Educación Media N.° 13 Libertadores de América, Escuela Primaria N.° 15, Escuela Secundaria Básica N.° 20, Escuela Secundaria Básica N.° 36, Escuela Primaria N.° 48 y la Escuela de Educación Especial N.° 502 Padre Carlos Cajade, de Berisso. Hemos trabajado, incluso, con adolescentes no alfabetizados, con los que nos enfocamos en la alfabetización audiovisual.

Esta iniciativa articula con la Secretaría de Desarrollo Social de Quilmes, la Mesa de Participación Barrial IAPI — Equipos de Participación Social de Infancia y Adolescencia y la Secretaría de Extensión de la UNQ. Es decir, que los jóvenes de los barrios, la universidad y el municipio trabajan juntos en el fomento de lacomunicación popular.

Una mirada propia contra los estereotipos

La mayoría de los adolescentes que participan en este proyecto viven y transcurren su escolaridad en distritos humildes, populares. Estas zonas suelen ser estigmatizadas por los medios masivos y son señaladas como sectores en los cuales reinan la violencia y la inseguridad. Cuando los chicos ven, oyen y leen noticias sobre áreas que comparten las características de sus barrios, en la inmensa mayoría de los casos reciben lo que calificamos como «malas noticias» o informaciones con eje en la conflictividad. Y, en particular, esas características informativas se acentúan cuando el tema se refiere a los jóvenes. Es decir, se estigmatiza a esos grupos tanto sociales como etarios, se les atribuye una identidad basada en un contexto de riesgo. En pocas palabras, los jóvenes de los barrios populares son, para los medios, «peligrosos».

Por eso, el proyecto no solo considera abordar las problemáticas de los barrios a través de la mirada de sus protagonistas, sino también transformar la representación estereotipada que los medios masivos generan y difunden.

De hecho, durante los primeros encuentros de capacitación, los jóvenes consideraban que las noticias centradas en la violencia social eran las realmente importantes; hasta ese punto habían naturalizado la estigmatización de la cual ellos y todos los chicos y chicas que viven en barrios populares son víctimas. Sin embargo, a medida que continuaron las reuniones y se intensificaron los procesos de producción, los jóvenes modificaron progresivamente esa idea. Sara Pereira, una de las jóvenes conductoras del programa, entiende que ofrecer a las audiencias otra mirada sobre su propia realidad incide de forma positiva en su acontecer cotidiano: «si mostramos la importancia de la organización entre nosotros, los padres nos van a tener en cuenta».

Y esa línea es compartida y se profundiza a través de los testimonios de los propios vecinos que brindan entrevistas a los cronistas: «A los jóvenes hay que ayudarlos… no juzgarlos», propusieron en el primer programa los adolescentes que coordinan un Centro Comunitario de Bernal Oeste.

Juan Andrés García, que se desempeña en la Secretaría de Desarrollo Social de la Municipalidad de Quilmes, asegura que «cuesta mucho ofrecer actividades que generen que los adolescentes se enganchen tanto como lo hacen acá».

«Me gusta ayudar al barrio, quiero que sea mejor para mí y para toda mi familia (…); este barrio se está cayendo y entre todos lo tenemos que levantar», dice Federico Acuña, otro joven participante.

Cronistas Barriales ha transformado y dado la posibilidad a los jóvenes de poner en valor sus prácticas, sus saberes, sus sentimientos no solo ante sus propios pares en las escuelas, sino también en las redes sociales y en diversos eventos académicos y culturales.

Sin ninguna duda, uno de los hechos más significativos del proyecto fue la visibilidad que adquirió luego de crear el perfil Cronistas Barriales en Facebook. Si bien habían salido varias notas en medios locales y en las noticias propias de la Universidad, la potencialidad de la red social propicio el contacto con varias instituciones provinciales y encuentros académicos o programas públicos. Entre ellos, la participación en la I Jornada de Comunicación Democrática, Niñez y adolescencia y el XII Encuentro «Jóvenes y Memoria. Recordamos para el futuro», realizado en la ciudad costera de Chapadmalal y organizado por la Comisión Provincial de la Memoria de la provincia de Buenos Aires. Este último encuentro también significó que varios de los jóvenes conocieran el mar y pudieran compartir experiencias con sus pares.

Por último, es oportuno mencionar que Cronistas Barriales realizó capacitaciones incorporando el uso de las herramientas tecnológicas que vienen incluidas en las netbooks del Programa Conectar Igualdad. Busca explorar nuevos formatos televisivos, entre ellos el videoclip, articulando literatura y audiovisual, y además, el mayor desafío es ampliar las redes de cronistas barriales.

Cronistas Barriales muestra que valorando lo que los chicos tienen para decir y apostando por la verdaderapluralidad de voces y la democratización de los medios de comunicación, esto es posible.

Acceder al Proyecto Cronistas Barriales de la UNQ TV.

Cronistas barriales en acción

Los cuatro programas producidos desde el proyecto abordan diversas temáticas muy identificadas con los barrios.

Primer programa

Muestra las actividades educativas y culturales impulsadas por el Centro Comunitario San Pedro y San Pablo, ubicado en el barrio San Sebastián I, que además funciona como un comedor que alberga a 180 chicos con sus familias; con testimonios de los coordinadores adolescentes, que antes asistían para comer y en la actualidad ayudan a los demás. También, cuenta sobre los talleres de informática dictados en la Escuela de Educación Secundaria Técnica N.° 8 del barrio IAPI de Bernal Oeste, donde todo lo que se produce en el establecimiento se destina a las familias de los alumnos y, además, se organizan donaciones.

Las carencias edilicias y la falta de elementos necesarios para el correcto dictado de clases son muchas y afectan el aprendizaje cotidiano de los estudiantes. Sin embargo, los jóvenes reconocieron que esa mirada sobre la situación ya está presente en los medios tradicionales, por lo que se decidió no centrar el programa en este tema.

Segundo programa

Trata sobre la Orquesta de jóvenes que funciona como un ámbito de contención frente a las pocas actividades artísticas impulsadas por el municipio de Quilmes en esa comunidad. También, muestra la historia del Batallón de Arsenales 601 Domingo Viejo Bueno con declaraciones de vecinos que fueron testigos del intento fallido de copamiento del batallón por parte de miembros del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), el 23 de diciembre de 1975. Incluiye imágenes de archivo y reconstruye parte del suceso mediante una investigación de las consecuencias de la represión a través de las Fuerzas Armadas: violaciones a los derechos humanos sufridas por los vecinos del barrio, conocidos de las familias de los Cronistas Barriales.

Durante la realización de este programa, quedó plasmado el interés de los jóvenes en la historia y el acontecer político nacional. Nuevamente, nos encontramos que los medios tradicionales emiten mucho material relacionado con el terrorismo de Estado, por lo que se decidió de manera conjunta circunscribir la problemática al escenario barrial. De esta forma, se le dio a la cobertura una mirada original, con testimonios y material documental audiovisual.

Además, una de las preguntas iniciales de las entrevistas, «¿qué pasó?», fue inmediatamente continuada por el interrogante «¿cómo lo mostraron los medios?». Los chicos demostraron estar al tanto del debate actual sobre la parcialidad de los medios y, con preguntas como esta, adoptaron una actitud al respecto.

Tercer programa

Aborda dos temas: las inundaciones del arroyo Las Piedras y la Biblioteca Del Otro Lado del Árbol. El primero es un problema recurrente para muchos de los barrios quilmeños, donde viven muchos Cronistas Barriales; se muestra desde adentro esta dura realidad, poniendo énfasis en las propuestas para revertir la situación. La irresponsabilidad de las empresas que lo contaminan se suma a la necesidad de obras estructurales para impedir la inundación sistemática. Se analizaron las acciones de cuidado ambiental impulsadas hasta el momento, como la Comisión de Lucha contra las Inundaciones y Contaminaciones (COLCIC). El segundo tema, sobre una biblioteca y ludoteca destinada principalmente a chicos con problemas de salud, hace hincapié en la historia de superación de un matrimonio que perdió a su hija a causa de una enfermedad, y que la recuerda a través de este lugar de contención para niños vulnerables.

Cuarto programa

Muestra las acciones de la ONG Decir Basta, basada en la asistencia y acompañamiento a mujeres víctimas de violencia de género. También, aborda el Proyecto Roperito, una iniciativa de la Secretaría de Desarrollo Social de la Municipalidad, basada en el reciclaje: con los materiales aptos para su reutilización, se fabrican muebles y ropa que son entregados a distintos organismos sociales. Por último, este programa muestra los testimonios de los referentes de la junta vecinal Mejor vivir que luchan para optimizar la calidad de vida del barrio La Nueva Esperanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s