Violencias en la familia: malestar de la posmodernidad

Artículo presentado por Marie-Astrid Dupret en la Revista Universitaria Utopía.

Cuando uno se acerca a familias que viven en un contexto de precariedad, no raras veces observa situaciones de agresiones contra los más jóvenes que pueden alcanzar mucha gravedad. Sin embargo, la capacidad de intervención institucional es limitada en parte por la descoordinación de las acciones, en parte por la falta de conocimiento de la realidad que se quiere tratar, o también por una formación profesional inadecuada para enfrentar casos de gran complejidad. La investigación que se realizó gracias al auspicio de la UPS y del CINAJ, permitió cernir mejor estas dificultades.

En las líneas siguientes, nos limitaremos en describir brevemente lo que se llama violencia familiar contra los niños, y en dilucidar las principales causas de la agravación de esta problemática en el mundo actual, antes de terminar con un esbozo de propuesta para una prevención.

Identificación de las violencias contra los menores

Gran parte de las violencias contra los más jóvenes, tienen lugar en el hogar o en relación con el círculo familiar. Se puede distinguir dos grandes formas, tomando en cuenta que a menudo se juntan; por una parte, hay los actos sexuales con niños, y por otra, las diversas formas de maltrato.

El abuso sexual

En la actualidad, se hace mucho hincapié, no sin razón, sobre los abusos sexuales cometidos contra niñas sobretodo –efecto del movimiento feminista-, y contra niños en menor medida, por ser mucho menos denunciados.

El abuso sexual puede revestir formas de diversa gravedad que van desde el atentado al pudor hasta una relación sexual completa. Es obvio que ésta tiene consecuencias mucho más devastadoras para el pequeño, que una caricia sexual. La edad de la víctima también tiene una incidencia importante sobre el efecto psíquico del acto abusivo, lo mismo que su repetición.

Cuando el abuso sexual entre familiares, se llama incesto, y  es muy dañino para la psiquis del niño, porque trasforma en victimaria a una persona especialmente responsable de su protección y de su bienestar, lo que conduce a la confusión de los sentimientos.

El maltrato grave

Otro tema muy preocupante es el maltrato grave, el que no responde a un afán educador, sino que devela un ensañamiento contra el pequeño, una intencionalidad de hacerle daño. El maltrato grave es algo horripilante, porque devela una total falta de sensibilidad del adulto respecto al sufrimiento del menor y a veces significa descubrir una crueldad extrema.

Entre las formas más comunes de maltrato grave, cabe discernir el maltrato físico, agresiones de todo tipo, con golpes y heridas; el maltrato emocional, que juega con el desprecio y la humillación; un maltrato que se podría llamar intelectual, al no respetar la edad del menor y hacerle responsable de situaciones que no le corresponden. Hay también las manifestaciones de negligencia, abandono, desprotección, que no se justifican por la precariedad, sino por un total desinterés hacia el pequeño.

Ausencia de registros adecuados

Enumerar las formas de violencia, es una tarea triste y desalentadora que no sirve mucho para mejorar la prevención si no está acompañada de un análisis serio de los casos, su naturaleza, frecuencia, nivel de gravedad, duración…  Sin embargo, carecemos casi por completo de un registro preciso y fiable del abuso sexual y, en cuanto al maltrato grave, es inexistente.

Sin embargo, varios indicios llevan a sospechar una incidencia en fuerte aumento, que se relaciona con la desestructuración del mundo de la globalización.

Las causas de la violencia contra los más jóvenes y de su progresivo aumento

Para entender la significación de las conductas violentas en contra de los menores, hay que tener en mente la premisa que, en su gran mayoría, las conductas humanas no son innatas, ni instintivas, sino que responden a modelos aprendidos dentro de la cultura a la cual uno pertenece, conjuntamente a la adquisición de la lengua materna. Sin embargo, en la posmodernidad, el sujeto está cada vez más desligado de un marco sociocultural, y se ve enfrentado a situaciones en las cuales no sabe cómo actuar. Está llevado entonces a retroceder a comportamientos poco elaborados, descontrolados, que responden a sus pulsiones más elementales. Son en estos momentos que surge la brutalidad y la imposición de la fuerza, para conseguir beneficios inmediatos. A menudo responden a una regresión psíquica hacia una relación especular de la madre o del padre con su hijo, en la cual el adulto se confunde con su objeto de atención, proyectando en él sus propios sentimientos.

Es interesante notar que entre los animales, existe un instinto para reprimir la utilización de las crías para el acto sexual y, en este sentido, el abuso sexual es un comportamiento propio al ser humano. El incesto, un abuso sexual entre miembros de una misma familia, tiene una gravedad particular porque es una trasgresión de la Ley Universal de Prohibición del Incesto que, desde los tiempos más remotos de la humanidad, ha servido como fundamento a toda sociocultura.

¿La escuela, un espacio de resocialización?

Si la violencia dentro de la familia se debe principalmente a la desestructuración de la vida social, la educación puede ser su remedio. La escuela debería jugar un papel esencial, no sólo para identificar los casos de agresiones contra los niños, sino también para orientar a las familias agresoras hacia un proceso de intervención. Y gracias a un aprendizaje de los valores éticos y de convivencia por parte de los niños, se podría lograr una (re)socialización de sus padres y su paulatina reinscripción en un mundo más justo y feliz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s