Rebeliones quiteñas, persistencia y transformaciones de la protesta

Versión actualizada de la ponencia presentada por René Unda, en el Foro “Prohibido Olvidar”(septiembre 2005) organizado por el Consejo Metropolitano del I.Municipio de Quito a propósito de los sucesos de abril de 2005 en Quito. Para su publicación en otros medios, se cuenta con la autorización del editor de las memorias de este evento.

Introducción: quiteñidad de/en las rebeliones quiteñas

Hablar de rebeliones quiteñas, más allá de su intrínseca complejidad, plantea una dificultad inicial que es necesario despejar desde el
inicio de este trabajo y es la referida a los probables equívocos de interpretación sobre un supuesto carácter “quiteñocéntrico” de la protesta. De hecho, las rebeliones quiteñas podrán ser comprendidas mejor siempre que el análisis trascienda el limitado
marco geográfico de la quiteñidad, entendida como el espacio físico de la ciudad de Quito y los habitantes nacidos en Quito.
Evidentemente, una concepción de tal naturaleza, además de restringida resulta irreal. Primero, porque significaría desechar groseramente
del análisis el proceso de configuración y composición sociourbana de Quito, en el marco de la evolución histórica del Ecuador. Luego, porque la quiteñidad, en términos de representación simbólica, se configura en las diversas convergencias -y también desencuentros- de sentidos que desde  distintas procedencias geográficas y culturales la constituyen.

Esta consideración inicial evitaría interpretaciones que, en un malentendido regionalismo, se conviertan en instrumento de dudosos usos políticos. Las rebeliones quiteñas, en suma, condensan geografías físicas y simbólicas de diversa procedencia e, incluso, no sólo enmarcadas en lo nacional o en lo estrictamente político1. Creemos que esa argamasa de sentidos constituye el sustrato básico de las rebeliones quiteñas que, como se explicará más adelante, por efectos de una concentración de factores de distinta índole, la han dotado de una particular especificidad que refuerza el imaginario político de Quito “Luz de América” y de epicentro de la política nacional.
En el plano de la evidencia empírica, las constataciones no dejan lugar a dudas; quienes han participado y participan en las diversas líneas de contestación o de reactividad frente a los múltiples efectos de la aplicación de políticas de corte neoliberal no necesariamente
son nacidos en Quito y, en varias revueltas importantes, se ha constatado también que los actores protagónicos tampoco residen en la capital.
Por lo tanto, las rebeliones quiteñas suponen una apropiación simbólica -individual y colectiva- del sentido histórico con el que Quito se
ha construido como capital política del Ecuador. Estar en Quito confiere, en gran medida, la probabilidad de ser parte de acciones sociopolíticas o abiertamente políticas en las que, generalmente, es el sistema político o alguno de sus componentes el objeto del descontento popular y, por otro lado, permite evidenciar la capacidad erosionada, aún vigente del Estado, como productor de sociedad2. Lo que, dicho de otra manera, significa que las acciones u omisiones del Estado, en tanto sistema político, generan e instalan en el Quito territorial un muy sensible escenario de confrontación que al tomar la forma de protesta produce, efectos diferenciados respecto de otros puntos geográficos del Ecuador.
Existe, un conjunto de condiciones que hacen de Quito y sus rebeliones un “producto” particular. Como  se ha señalado ya, su misma historia política, rica en pluralidades intra y extra nacionales, así como su condición de centro de la gestión política estatal del Ecuador, a lo que cabría agregar los efectos del proceso de modernización socioeconómica, impulsado, desde la década del setenta, con las exportaciones petroleras, son hechos que, definitivamente, afirman tal particularidad en el marco de un esquema bipolar (Quito, Guayaquil) del modelo de desarrollo y concentración urbana, económica y política del Ecuador.

En este modelo bipolar de desarrollo nacional, en el que Quito representa el epicentro de la política nacional y, Guayaquil el polo de desarrollo económico y comercial, se construyen representaciones e imaginarios endógenos que vinculan el ser quiteño con la proximidad a la institucionalidad política en cualquiera de sus formas. Y, representaciones e imaginarios políticos exógenos que se construyen desde las provincias en las que la más o menos forzada proyección latente de “vivir en Quito” significa también la posibilidad de ser parte, por diversas vías, de la acción colectiva y política nacional. Por una parte, es la misma cercanía -relativa desde luego- del habitante común de Quito con las instituciones políticas la que genera posibilidades de contestación y reactividad y, por otro lado, también la relativa proximidad entre Quito y el resto de las provincias del Ecuador la que alimenta dichas posibilidades, cuestión bastante diferenciada si se la compara, por ejemplo, con el caso de los países de la región andina. La extensión territorial del Ecuador, pequeña con relación a los países de la región andina, así como la marcada bipolaridad de su desarrollo nacional, serían factores relevantes a considerar en
el análisis del carácter de las protestas, sus actores y eficacias.Y, en gran medida, es lo que permitiría comprender el carácter de las llamadas insubordinaciones quiteñas como dimensión crucial de la identidad quiteña.
Esta preliminar aproximación en torno al carácter de las rebeliones quiteñas merece, con toda seguridad, indagaciones más profundas y específicas ya que es la misma identidad quiteña, en toda su complejidad, la que se construye y afirma con las revueltas que en Quito se producen.

Bajo estas consideraciones iniciales, el presente análisis sobre las rebeliones quiteñas centra su interés analítico e interpretativo en varios de los aspectos que configuran sus rupturas y continuidades en las distintas fases de la protesta que, como expresión del conflicto sociopolítico, han tenido lugar en Quito, considerando algunas de sus memorias más relevantes como la “Guerra de los Cuatro Reales” en abril de 1978, la “Revuelta Forajida” en abril de 2005, y las más recientes protestas dirigidas ya no contra el gobierno y el Presidente de turno, sino contra el congreso y, sobre todo, contra los diputados. Para tal efecto se realiza: a) una aproximación conceptual sobre el carácter y transformaciones de la protesta a partir de 1978, ubicando como marco empírico de referencia algunas de las rebeliones quiteñas más significativas en términos de expresión del conflicto social y político; b) un recorrido analítico de la protesta, por décadas, en el que la explicación privilegia el marco general de condiciones políticas y económicas, cuyos efectos confirman la persistencia variable de la protesta frente a la inconsistencia creciente de la acción gubernativa y del sistema de representación política; c) un conjunto de planteamientos preliminares sobre la creciente y decisiva presencia de los sectores medios quiteños en las protestas de rebelión y que, finalmente, delinea hipótesis explicativas sobre la emergencia y carácter actual de este fenómeno.

1 Tanto la historia de las luchas independentistas de la corona española con notoria influencia de actores de procedencia extranjera, así como las recientes apropiaciones de discursividades (consignas, proclamas, cánticos, gestualidades) de distinto orden y procedencias muestran un cierto carácter cosmopolita del que se han nutrido las rebeliones quiteñas.
2 Cfr. Alain Touraine, Actores Sociales y Sistemas Políticos en América Latina, PREALC, Santiago, 1987. Véase también Simón Pachano, “Los que sobran en el escenario vacío”, en Ecuador Debate n. 19, Políticas Sociales, diciembre, 1989.

Descarga el texto completo aquí:

Rebeliones quiteñas, persistencia y transformaciones de la protesta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s