Los niños como actores en los procesos migratorios

Los niños como actores en los procesos migratorios

El objeto de esta obra es el de presentar los resultados de un proyecto de  investigación llevado a cabo por dos equipos interdisciplinares que han trabajado  simultáneamente, y de forma complementaria y coordinada, desde la Universidad  Complutense de Madrid y desde la Universidad Politécnica Salesiana de Quito,  respectivamente.  El proyecto fue seleccionado en una convocatoria pública de Cooperación al
Desarrollo de la Universidad Complutense de Madrid. De manera consecuente  con los fines de la citada convocatoria, los objetivos perseguidos no se detienen en  la pura obtención de conocimiento, sino que van más allá, poniendo en práctica  la colaboración entre Universidades de países del Norte y del Sur y ofreciendo  propuestas para mejorar las condiciones de vida de las personas envueltas en los
procesos migratorios.

La investigación se ha realizado con el fin de conocer la experiencia vital de un  grupo seleccionado de niños, niñas y adolescentes ecuatorianos cuyos padres (ambos  o uno de ellos) han emigrado a España en años recientes, coincidiendo con el boom migratorio que se ha producido en ese país, acompañado de un cambio de  orientación de los flujos que ha conducido a que estos se dirigieran preferentemente  hacia España.La forma de trabajo adoptada para articular la colaboración entre las dos instituciones  académicas supone una novedad en el ámbito de los estudios recientes sobre  migraciones ya que, si bien es cierto que los trabajos que adoptan un enfoque de  transnacionalidad buscan información de todos los implicados, sea como persona  que emigra, sea como miembro de la red familiar o de amistad que le proporciona apoyo, esto suele estar encargado a un solo investigador o equipo. En nuestro caso se  ha buscado acceder y escuchar el discurso de los niños en su contexto de vida actual  y atender a su reconstrucción del proceso migratorio, que para los niños comienza con los primeros preparativos y la partida de los padres, continúa en el periodo  en que se quedan viviendo en Ecuador y, en algunos casos, finaliza con su propia  migración, que tiene por fin reunirse con sus padres en España.

La ubicación de cada equipo en el mismo contexto de vida de los niños, permite una  mejor comprensión de las claves en los que estos se mueven, entender cómo influyen las representaciones sociales, los mensajes mediáticos y el clima de opinión reinante,
en los propios juicios de los niños sobre la migración.
Si esa es la primera novedad que aporta esta investigación, hay una segunda todavía más  importante, que es la de haber recurrido al relato de los niños, como única fuente de  información, sin pretender contrastar su opinión con las de los adultos. Esta decisión
se basa en el firme convencimiento de que los niños tienen capacidad suficiente para  formarse juicios, acerca de los acontecimientos que viven, y de que su papel, si no es de  protagonista reconocido, si lo es de actor en la sombra, que con su actuar modifica las
condiciones del entorno (al igual que los demás actores) y que, especialmente ellos, en  este caso, están construyendo una forma nueva de ser niños en un mundo global.

El texto se desarrolla a lo largo de sendos capítulos destinados a contextualizar el  marco en el que se han producido las migraciones de Ecuador a España en años  recientes, a señalar las bases teóricas que sustentan la investigación, a describir la  ruta metodológica seguida para acceder a la información y a describir y analizar los discursos de los niños, niñas y adolescentes participantes en este estudio. Se finaliza  con un capítulo en el que se presentan las conclusiones generales, a la vez que se  sugieren vías para orientar futuros proyectos de cooperación que sirvan para mejorar  la situación de los niños envueltos en procesos migratorios. Merece la pena reseñar la experiencia vital y emotiva única que ha proporcionado a  los investigadores el contacto con la realidad de los niños en la migración ecuatoriana.
La imagen de su sufrimiento, la sensación de que son personas “quebradas” en  lo que para ellos hubiera sido su normal trayectoria vital, la responsabilidad que  han depositado en nosotros, al hacernos partícipes de sus inquietudes, debido,  simplemente a que nos hemos prestado a escucharlos, cuando no es esto a lo que  están habituados, ha sido tan evidente y palmaria, que nos ha obligado a hacer un
importante esfuerzo para pasar de este nivel empático con los niños a otro más  distanciado, buscando de algún modo tanto la objetividad, como la explicación sociológica latente en sus discursos.
Otra experiencia importante para los investigadores ha sido la de haber articulado  un auténtico trabajo “en red”, así como haber puesto en práctica una metodología (derivada de la “grounded theory) que se describe con algún detalle en el capítulo 4,  con el fin de que sea conocida y pueda resultar útil a otros estudiosos en este campo.

Los_ninos_como_actores_ en_los_procesos_migratorios

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s